Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Meet Up ´68

Meet Up ´68

Encender la televisión, abrir twitter, hacer scrolling en distintas plataformas se ha convertido en un ejercicio de lectura de odio y malas noticias, alimentar el morbo de lejos pareciera volvernos ajenos a las tragedias que en pantalla simulan suceder muy lejos de donde estamos.

La pena del desconocido es una manera de sentirnos seguros, más allá de generar empatía muy en el fondo agradecemos que no seamos nosotros los que aparecen en titulares engañosos, clickbaits hechos a medida del consumidor.

La big data y su correcta lectura nos ha vuelto presa simple de productos innecesarios e información que no suma, la zombificación del pensamiento donde el ejercicio crítico poco a poco va desapareciendo.

Leemos acerca de la falta de atención y búsqueda de fuentes para llegar a una verdad que jamás será objetiva pues lleva el sesgo del entorno personal, el contexto y su influencia para ejercer opinión y cada vez nos preguntamos menos.

Ejercer activismo de sillón funciona para calmar la ansiedad interna pero es inservible si aquello que predicamos no es ejemplificado en la realidad ¨real¨, en el mundo donde nos movemos e interactuamos a diario, en ese donde somos testigos inertes de injusticias, aquel donde robamos altos, donde las pequeñas acciones de miles se convierten en caos masivo.

La indiferencia es cómplice, cerrar los ojos no desaparece problemáticas que en algún punto  afectarán y quizá en ese momento pensaremos si pudimos hacer algo por evitarlo.

 ¿ Qué hacer contra la desigualdad preponderante, la falta de oportunidades, la violencia que parece escalar cada vez más y que al minuto asusta y sorprende esperando la siguiente publicación carente de profundidad para olvidar al instante aquello que nos preocupaba sin pasar a la acción de ocuparnos de ello?.

¿Qué hacer con feminicidios y violencia domestica, con el acoso normalizado y la sonrisa oculta con la desgracia ajena?, el tiempo jamás se detiene y las consecuencias cobrarán factura en el momento menos esperado.

En esta entrega What More Can I Say de ´68, nuestra lista de deseos donde sabemos que por lo menos en los sueños y actos de algunos todavía podemos hacer algo para lograr un cambio. 

Más Publicaciones

Meet Up Björk

El enigma y carisma a través del misticismo de una carrera ha sentado las bases de un ser único que ha experimentado en todas las

Ver más

Meet Up La Chica

Por: Equal Music Crear nos permite emanar energía y liberarnos de todo aquello que nos acongoja, compartir lo que nos hace felices, sublimar cualquier emoción

Ver más